15/9/15

Me pidieron una foto de cuerpo entero. Una en la que estés andando, dijeron. Tardé un rato en relacionar el juego visual con el nombre de la editorial. En fin, hacía calor y Nuria me la hizo en la piscina. Seguro que mi madre no acabará de ver bien eso de salir en chanclas y bañador en la portada de un libro. Bueno, pues aquí está el diseño, y pronto en cuerpo y alma. El tercero ya de poesía, aunque lo miro como si fuera de un extraño. Y mucho más al repasar los poemas. Buscando erratas me acabo buscando en las palabras. ¿Lo he escrito yo? ¿Para qué? Quizá el hecho de aparecer en la portada sea una excusa, otro juego visual que me condena a reconocerlo.